martes, 24 de agosto de 2010

Historia del Telefono Inalambrico

Los teléfonos inalámbricos tal y cual los conocemos ahora empezaron a comercializarse a principios de la década de los cuarenta. Surgieron como una respuesta a la necesidad de moverse libremente al realizar una llamada telefónica (ya sea para alcanzar documentos , traer objetos, llamar a otra persona), con el auricular en la mano. En un inicio los teléfonos inalámbricos, fácilmente confundidos con los primeros celulares, eran de gran tamaño y por lo general se adquirían en poca cantidad.
Un teléfono inalámbrico es básicamente un aparato de radio que se conecta sin cables a una base, que a su vez está conectada a la red telefónica fija. Generalmente tiene un rango de 100 metros o menos de su estación base.
Para comunicarse con la base utilizan DECT, que es como un dispositivo celular GSM.

La base del teléfono necesita estar conectada tanto a una línea fija como a la electricidad; el teléfono funciona por medio de baterías recargables las cuales normalmente se cargan al dejarlo en su base cuando no se usa.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada